sábado, 21 de enero de 2017

Carrera Mayó de Benás



            La imagen del presente post nos sitúa nada menos que en la Carrera Mayó o Calle Mayor de Benasque. La fotografía protagonista de la presente Memoria Fotográfica fue tomada por Lorenzo Almarza en una fecha indeterminada entre 1910 y 1920, al igual que otras muchas tomadas por él durante este período tanto de este pueblo como de sus alrededores.


            La indumentaria que muestran las figuras que aparecen en la misma, además de situarnos en el primer cuarto del siglo XX, también nos dan otra información no menos interesante. Los dos hombres, uno tocado con un sombrero y traje oscuro y el otro con botas de caña alta o polainas, denotan ser forasteros. Seguramente visitantes que habían llegado hasta Benasque para realizar alguna excursión por sus increíbles paisajes, a tomar las aguas termales de su balneario o quizás ambas cosas. A pesar de mantener una conversación entre ellos dos, el hombre del sombrero no quita su mirada del fotógrafo. El otro grupo compuesto solamente de mujeres, ataviadas con sus largas sayas negras, evidencian a las claras ser oriundas de Benasque. 
Vista del aspecto que presentaba la Carrera Mayó de Benasque hacia 1910-20 aproximadamente
Fotografía: Lorenzo Almarza-Fototeca Diputación Provincial de Huesca

            Esta imagen también transmite una sensación de calle poco transitada a pesar de tratarse de una de las principales de Benasque. Al fondo de la misma se distinguen otras dos figuras que descienden por esta calle y se dirigen hacia la posición del fotógrafo. A pesar de lo dicho, a buen seguro que el tránsito de personas por esta calle sería proporcional al escaso número de habitantes que residían en Benasque por esas fechas.


            La imagen actual, tal cual es de esperar pues a ambas les separa más o menos un siglo, presenta grandes contrastes con respecto a la tomada por Almarza. La volumetría se ha mantenido bastante intacta, incluidas las alturas de las construcciones a la vista de los aleros de los tejados. Quizás lo primero que llama la atención es el cambio producido sobre el firme de esta calle. El suelo empedrado a base de pequeños cantos rodados ha sido substituido en la actualidad por otro que combina placas de mediano tamaño de piedra con piedras naturales igualmente de tamaño mediano. Su combinación proporciona una superficie totalmente llana sobre la que resulta mucho más fácil caminar. De hecho el uso de esta calle durante la temporada alta de turismo se convierte en peatonal quedando muy limitado el uso de vehículos. La preferencia que se da al peatón queda igualmente patente con la presencia de bancos de madera a lo largo de esta calle. Y para cuando los peatones tienen que combinar el uso de la calle con los vehículos, en la actualidad se dispone aunque estrecha, de una práctica e imprescindible acera para garantizar la seguridad de los primeros frente a los coches.
La misma toma en la actualidad pero con los nombres de algunas de las casas que jalonan este tramo de la Calle Mayor de Benasque

            Las construcciones siguen presentando en la actualidad unas fachadas que han variado bien poco. Todas ellas siguen combinando partes revocadas de mortero con otras que muestran la piedra autóctona a la vista y perfectamente rejuntada. Por su parte, la reja de hierro forjado de la fachada de Casa Agustina sigue manteniendo tanto su sitio como su robusto aspecto.


            Cabe destacar también como la discreta y sobria calle de antaño en la que ningún elemento desentonaba, en poco se parece a la actual. Ahora los carteles y rótulos, más o menos coloridos y de tamaños dispares, buscan llamar la atención de los numerosos visitantes que llegan hasta Benasque y sus extensas montañas. Desde establecimientos que ofrecen servicios básicos hasta otros que venden una amplia variedad de objetos y artículos para practicar excursionismo, montañismo, escalada, etc. Quien les iba a decir a esas mujeres de la foto de Almarza que al igual que ha sucedido en todos los valles pirenaicos, estas y otras actividades acabarían sustituyendo a la tradicional agricultura y ganadería. 
Vista de la Calle Mayor de Benasque un día cualquiera fuera de la temporada alta de turismo

            Esta calle seguirá siendo testigo del paso de los años mucho más tiempo. Y este mismo camino será el que continuarán recorriendo tanto los foranos como los nativos cada vez que vayan o vengan de la Pllasa Mayó o Plaza Mayor, que es donde nace la calle que muestra la foto de esta vez. A buen seguro que esta calle, sus fachadas y sus esquinas seguirán siendo testigos mudos de nuevos cambios y transformaciones propios seguramente del devenir del paso del tiempo.




Fuentes y documentación:

- Lorenzo Almarza; El valle de Benasque en los años veinte. Diputación Provincial de Huesca, Área de Cultura.



2 comentarios:

  1. Mis 2 webs (sin publicidad) pueden ser de su interés: yofrenoelcambioclimatico.blogspot.com (MENOS es MEJOR) y http://plantararboles.blogspot.com, manual para reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles autóctonos en la misma comarca de su recolección. Salud, José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar
  2. Hola José Luis:
    Gracias por visitar mi blog. Dado el contenido de las mismas, seguro que visitaré las dos páginas que me sugieres.
    Seguimos el contacto bloguero
    Carlos

    ResponderEliminar