domingo, 23 de abril de 2017

Borregueros

            Tras llevar casi siete años escrito, finalmente ha visto la luz el libro titulado Borregueros. Este libro tiene su origen en el documental que realicé en 2008 y que llevó idéntico título. Fue ese año cuando viajé hasta California en busca de los escasos borregueros aragoneses que aún quedaban por aquellas lejanas tierras. En dicho documental incluí una docena escasa de entrevistas, que fueron las que dieron contenido al mismo. En 2009 realicé un nuevo viaje a EE. UU. siguiendo la pista de más borregueros así como toda otra serie de información relacionada con este oficio y con esta etapa de nuestra historia reciente. Debo reconocer que mi idea inicial fue escribir un libro al respecto, pero la avanzada edad de todos los pastores, me hizo cambiar de planes. Mi objetivo principal pasó a ser la elaboración del documental referido pues me pareció prioritario asegurar un buen número de testimonios contados en primera persona por sus protagonistas. Una vez cumplido ese objetivo fue cuando retomé nuevamente la idea inicial de escribir un libro al respecto.
Evolución del libro Borreguros a lo largo de su preparación. Entre medio faltan varios borradores más

            Y por fin, tras infinitas dificultades de todo tipo, el libro acaba de ver la luz. Pero su publicación no ha estado exenta de dificultades varias. Durante estos siete años fueron muchas las promesas y buenas palabras de diferentes editoriales conocidas aunque el tiempo se encargó de demostrar su falsedad. Así las cosas, ante el imparable goteo de muertes de más de uno de los protagonistas de este libro, la dificultad de encontrar una editorial comprometida o mi impotencia como autor, decidí apostar por la formula de la autoedición. Y eso, a pesar de las dificultades y complicaciones añadidas que supone esta opción de las cuales no voy a dar cuenta aquí para no aburrir.

Fase de diseño de la que ha sido la portada definitiva del libro
          Las casi cuatrocientas páginas de este libro permiten arrojar un chorro de luz definitivo sobre una etapa de la diáspora aragonesa que hasta ahora permanecía totalmente a oscuras. Salvo el documental antes referido, nadie más se había introducido en las entrañas de este interesante proceso de migración pastoril hasta tierras californianas y otros estados del Oeste americano. Cabe señalar aquí que algún profesor universitario sí que había investigado la migración de aragoneses al continente americano si bien pasó por alto la que ahora nos ocupa.

            El libro consta de dos capítulos claramente diferenciados. El primero aborda este episodio migratorio desde una perspectiva histórica que busca aclarar cuál fue el origen del mismo. Así es como sabemos que hubo dos matrimonios que, tras su instalación como rancheros en California a principios de los años 50 del siglo pasado, fueron en gran medida los principales responsables de dicho fenómeno. Se trata de los matrimonios Aznárez y Gorrindo, los que acabaron llevando hasta tierras californianas más de una cuarentena de aragoneses. Otro buen número de aragoneses llegaron tras ser reclamados por familiares y amigos quienes se instalaron allá tras haber emigrado alrededor de 1920.

Vista de uno de los gráficos de borregueros que incluye el libro
           El segundo capítulo consiste en una recopilación de reseñas biográficas de borregueros que residen actualmente tanto en EE. UU como en España. Dado el tiempo transcurrido desde que este libro se concluyó de escribir, unos cuantos de ellos ya han fallecido tanto a un lado como al otro del océano. En él también se incluyen tres reseñas biográficas de otras tantas mujeres que, a pesar de que a alguien pueda sorprenderle, jugaron un papel muy activo en toda esta historia sobre un oficio eminentemente masculino.

Para concluir, quiero hacer publico mi agradecimiento a todas las personas e instituciones que han hecho posible que, mi durante tantos años frustrado proyecto, acabara convirtiéndose en realidad. En primer lugar debo citar a Montse, mi mujer, quien me acompañó durante los dos viajes realizados a EE. UU. Ella se encargó de buena parte del trabajo de campo así como de la fase de corrección final. A Dimfor SL y su maquetadota Asunción, por dar al trabajo un aspecto final tan sugerente y atractivo como sólo un profesional sabe hacerlo.

            Sin el imprescindible respaldo económico, esta aventura tampoco hubiera sido posible por mucho que me lo hubiera propuesto. Gracias a la Diputación Provincial de Huesca, a Cabrero e Hijos, a la Comarca de la Jacetania, al Ayuntamiento de Ansó y a la Asociación Cultural A Gorgocha, también de Ansó. Sin su inestimable colaboración en forma de compra de ejemplares, mi inversión en este proyecto estaría abocada a la ruina. Gráficas Barbastro por su parte también ha tenido mucho que ver al ajustar al máximo un presupuesto que no siempre tuve claro fuera capaz de asumir. Espero y deseo que esta no sea ni la primera ni la única publicación de Bartolo Edizions. El tiempo dirá…

En Bakersfield (California) en junio de 2008 con algunos de los borregueros entrevistados
           Tan pronto como tenga cerrado el calendario de presentaciones lo haré público a través de este blog y de las redes sociales. Ahora mismo tan sólo puedo adelantar que varias de ellas serán a lo largo del próximo mes de mayo.