viernes, 8 de septiembre de 2017

Segunda Edición de Borregueros

Hola mozetas y mozés:

         Tengo el placer de comunicaros que la primera edición del libro Borregueros ha quedado agotada tras poco más de tres meses en el mercado. Esta circunstancia, para nada prevista ni contemplada, más el amplio calendario de presentaciones comprometido para las próximas fechas, han hecho posible la necesidad de poner a la venta una segunda edición del libro. En esta segunda edición se ha aprovechado para introducir alguna mejora en el libro. La más importante es una interesante novedad que afecta al dvd que acompaña el libro. Gracias a la aportación desinteresada de dos socias de la Asociación A Gorgocha de Ansó y a la Dirección General de Política Linguística del Gobierno de Aragón, el dvd de esta segunda edición es bilingüe aragonés ansotano y castellano.
 
Portada de la segunda edición de Borregueros con su respectiva faja anunciándolo
      A fecha de hoy han sido ya una quincena de actos de presentación y asistencia a ferias varias que han llevado este libro por diferentes localidades de Huesca o Zaragoza así como de la provincia de Lleida (varias ferias ganaderas) e incluso Francia (Feria del Libro de Olorón-St. Marie). Para los próximos meses están concertados otros tantos actos cuyas fechas y horarios incluyo a continuación. Conforme surjan nuevos compromisos los iré incorporando al siguiente listado:

- Feria del Libro de Canfranc
  Domingo 30 de agosto, 19,30h presentación 
- Ansó
  Domingo, 6 de agosto, 12 h. presentación del libro y homenaje a borregueros.

- Ansó, Feria del Libro
  Sábado, 12 de agosto. Todo el día.

- Echo, Feria del Libro
  Domingo, 13 de agosto. Presentación en el Pallar d'Agustín a las 19,00 h. 

- Villanúa, Feria del Libro
  Viernes, 19 de agosto. 19:30h Presentación del Libro.

- Lobera d'Onsella
  Miércoles 23 de agosto, 12:30 h presentación del libro y homenaje a los pastores.

 - Senegüé 
   Viernes 25 de agosto, 19:30 horas, Salon de Actos del Centro de los Glaciares

- Yebra de Basa
  Sábado, 26 de agosto. Presentación del libro en salón del ayuntamiento.

- Museo Pablo Gargallo de Zaragoza
  Presentación de la versión en aragonés ansotano del dvd, 20 septiembre, 19 h.

- FEMOGA, Feria de los Monegros en Sariñena
  Domingo 24 de septiembre, presentación a las 12:00 h. 

- Feria de Otoño de Biescas
  Octubre-2017, Presentación (pendiente de fijar fecha) 

- Casa Ganaderos de Zaragoza
  Sábado, 28 de octubre; Presentación y firma de ejemplares, 19,00 h. 

- Feria del Libro de Monzón
  Diciembre-2017, (fecha por confirmar).

          Esta segunda edición ha sido posible gracias a la colaboracion de diferentes entidades e instituciones como Grupo Pastores, Denominación de Orígen Ternasco de Aragón, Aspe (Asesores Pecuarios), Acora (asociación criadores de oveja raza aranesa), Aracoxi (asociación de criadores oveja raza xisqueta), Agroji (asociación de criadores oveja raza ojinegra), Comarca Jacetania, Comarca Alto Gállego, Ayuntamiento de Biescas, Ayuntamiento de Sariñena, Diputación Provincial de Teruel y Gobierno de Aragón. 


              MUCHAS  GRACIAS  A TOD@S por vuestro apoyo y a plantar fuertes.



viernes, 9 de junio de 2017

Calendario Presentaciones Borregueros

Hola mozetas y mozés:

          Tras el adelanto que realicé en el post anterior comunicando la publicación de mi nuevo libro titulado "Borregueros", en la presente entrada hago publico el calendario de presentaciones que ahora mismo tengo cerrado. Salvo el primer acto que está enfocado para los medios de prensa, radio y televisión, el resto serán públicos y de acceso libre:

- Huesca, Diputación Provincial de Huesca (presentación a medios de comunicación)
  Martes 9 de mayo, Sala de Prensa, 11:00 h.

- Sabiñánigo, Museo Ángel Orensanz de Artes Populares del Serrablo
  Sabado 13 de mayo a las 20:00 h.

- Jaca, Biblioteca Municipal, organizado por Ateneo Jaqués
  Jueves, 25 de mayo a las 20 h.

- Feria Ganadera de Arrós de Cardós (Lleida)
  Domingo, 28 de mayo.

- Huesca, Feria del Libro
  Miércoles, 31 de mayo, 19:30 h.

- EXPOFORGA, Puente la Reina
  Sabado 3 de junio, 18:30 h.

- Feria del Libro de Olorón-St. Marie (Francia)
  Sabado, 10 de junio

- Feria Ganadera de Vielha (Lleida)
  Domingo, 11 de junio, 14:00 h.

- Centro de Estudios Históricos de Monzón (CEHIMO)
  Viernes 16 de junio, 19:30 h. Salón de actos de la Casa de la Cultura 

- Barbastro
  Salón de Actos del Museo Diocesano, 19:30 h.

- Feria del libro Pirenaico de Boltaña
  Sábado, 1 de Julio. Firma de ejemplares.

- Festival PIR Ansó
  Domingo 2 de julio.

- Navardún
  Sábado 8 de julio, presentación a las 19:00 h. 

- Feria del Libro de Jaca
  Viernes 21, Sábado 22 y Domingo 23. Firma de ejemplares

- Ansó
  Domingo, 6 de agosto, 12 h. presentación del libro y homenaje a borregueros.

- Susín
  Sábado 29, 16h.

- Ansó, Feria del Libro
  Sábado, 12 de agosto. Todo el día.

- Echo, Feria del Libro
  Domingo, 13 de agosto. Presentación en Pallar d'Agustín a las 19,00 h.

- Villanúa, Feria del Libro
  Viernes, 19 de agosto. 19:30h Presentación del Libro.

- Lobera d'Onsella
  Miércoles 23, 12:30 h presentación del libro.

 - Senegüé 
   Viernes 25 agosto, 19:30 horas, Centro Cultural.

- Yebra de Basa
  Sábado, 26 de agosto. Presentación del libro en salón del ayuntamiento.

- Zaragoza, Museo Pablo Serrano
  20 septiembre,19 h; Presentación versión en aragonés ansotano del dvd Borregueros .

- FEMOGA, Feria de los Monegros en Sariñena
 Domingo 24 de septiembre, presentación a las 12:00 h. 

- Feria de Otoño de Biescas
  19 de Octubre; Casa de la Cultura Pablo Neruda, 20 h

- Casa Ganaderos de Zaragoza
  Lunes, 30 de octubre; Presentación y firma de ejemplares, 20,00 h.
Uno de los gráficos de pastores aragoneses incluido en el libro. Foto: Archivo Cartagra
           Aprovecho para comentaros que durante dichos actos habrá ejemplares de mi libro a la venta por 25 € cada ejemplar. Recordaros que dado que este libro ha visto la luz mediante la formula de la autoedición, su distribución en librerías va a ser muy reducida. Así pues, la mejor forma de adquirir ejemplares será acudiendo a alguna de las presentaciones mentadas. En última instancia también podrá ser adquirido contactando directamente conmigo a través de mi e-mail: cartagra67@hotmail.com. Quien se decida por esta opción debe tener en cuenta que sobre el precio del libro, 25 €, tendrá que añadir 8 € más en concepto de gastos de envío.

          Desde estas líneas os animo a que acudáis a alguno de estos eventos y adquiráis vuestro ejemplar pues será la mejor forma de perseguir y combatir los números rojos de mi estado de cuentas actual.


                                            Gracias anticipadas a quienes acudáis y a plantar fuertes...



sábado, 20 de mayo de 2017

Hola mozés y mozetas:

            Siguiendo con el calendario previsto de presentaciones, os anuncio que el próximo jueves día 25 de mayo, el Ateneo Jaqués ha organizado la presentación de mi libro Borregueros. El acto tendrá lugar a las 20:00 horas en la sala de actos de la biblioteca municipal de Jaca. En este acto se contará también con la presencia de Severino Pallaruelo, gran conocedor del pastoralismo en el Pirineo aragonés y a su vez responsable del prólogo de este libro.
Cartel preparado por Ateneo Jaqués para anunciar el acto de presentación
           A quienes residáis en Jaca y alrededores os animo a que acudáis a dicho acto pues seguro que pasaremos un buen rato con este motivo. Aprovecho para comentaros que a la finalización de este acto, quien así lo desee, podrá alquirir ejemplares del libro. Y ya de paso deciros también que si así lo preferís, gustosamente os firmaré y dedicaré vuestro ejemplar.

             Hasta el jueves a las 20,00 horas en la biblioteca de Jaca...


domingo, 7 de mayo de 2017

Hola mozetas y mozés:


          Para vuestra información os comunico que el próximo sábado 13 de mayo tendré el gusto de presentar mi nuevo libro titulado "Borregueros".


          El acto de presentación está organizado por el Ayuntamiento de Sabiñánigo y tendrá lugar en el Museo Ángel Orensanz y Artes Populares de Serrablo a las 20 horas, ubicado en el núcleo de El Puente de Sabiñánigo.

Cartel anunciador elaborado desde la organización del acto
        En él os contaré algo más sobre esta etapa de la diáspora aragonesa tan desconocida como apasionante. Aquellos años de mediados del pasado siglo XX fueron tiempos difíciles para emprender viaje a un país lejano y con un idioma desconocido. Trayectorias complicadas las de más de un centenar de hombres quienes tuvieron que estar constantemente poniendo a prueba tanto su espíritu superación como su capacidad de adaptación.

             Para mi será un verdadero placer poder contar con vuestra presencia.




viernes, 28 de abril de 2017

Carrera Mayó de Benás



            La imagen del presente post nos sitúa nada menos que en la Carrera Mayó o Calle Mayor de Benasque. La fotografía protagonista de la presente Memoria Fotográfica fue tomada por Lorenzo Almarza en una fecha indeterminada entre 1910 y 1920, al igual que otras muchas tomadas por él durante este período tanto de este pueblo como de sus alrededores.


            La indumentaria que muestran las figuras que aparecen en la misma, además de situarnos en el primer cuarto del siglo XX, también nos dan otra información no menos interesante. Los dos hombres, uno tocado con un sombrero y traje oscuro y el otro con botas de caña alta o polainas, denotan ser forasteros. Seguramente visitantes que habían llegado hasta Benasque para realizar alguna excursión por sus increíbles paisajes, a tomar las aguas termales de su balneario o quizás ambas cosas. A pesar de mantener una conversación entre ellos dos, el hombre del sombrero no quita su mirada del fotógrafo. El otro grupo compuesto solamente de mujeres, ataviadas con sus largas sayas negras, evidencian a las claras ser oriundas de Benasque. 
Vista del aspecto que presentaba la Carrera Mayó de Benasque hacia 1910-20 aproximadamente
Fotografía: Lorenzo Almarza-Fototeca Diputación Provincial de Huesca

            Esta imagen también transmite una sensación de calle poco transitada a pesar de tratarse de una de las principales de Benasque. Al fondo de la misma se distinguen otras dos figuras que descienden por esta calle y se dirigen hacia la posición del fotógrafo. A pesar de lo dicho, a buen seguro que el tránsito de personas por esta calle sería proporcional al escaso número de habitantes que residían en Benasque por esas fechas.


            La imagen actual, tal cual es de esperar pues a ambas les separa más o menos un siglo, presenta grandes contrastes con respecto a la tomada por Almarza. La volumetría se ha mantenido bastante intacta, incluidas las alturas de las construcciones a la vista de los aleros de los tejados. Quizás lo primero que llama la atención es el cambio producido sobre el firme de esta calle. El suelo empedrado a base de pequeños cantos rodados ha sido substituido en la actualidad por otro que combina placas de mediano tamaño de piedra con piedras naturales igualmente de tamaño mediano. Su combinación proporciona una superficie totalmente llana sobre la que resulta mucho más fácil caminar. De hecho el uso de esta calle durante la temporada alta de turismo se convierte en peatonal quedando muy limitado el uso de vehículos. La preferencia que se da al peatón queda igualmente patente con la presencia de bancos de madera a lo largo de esta calle. Y para cuando los peatones tienen que combinar el uso de la calle con los vehículos, en la actualidad se dispone aunque estrecha, de una práctica e imprescindible acera para garantizar la seguridad de los primeros frente a los coches.
La misma toma en la actualidad pero con los nombres de algunas de las casas que jalonan este tramo de la Calle Mayor de Benasque

            Las construcciones siguen presentando en la actualidad unas fachadas que han variado bien poco. Todas ellas siguen combinando partes revocadas de mortero con otras que muestran la piedra autóctona a la vista y perfectamente rejuntada. Por su parte, la reja de hierro forjado de la fachada de Casa Agustina sigue manteniendo tanto su sitio como su robusto aspecto.


            Cabe destacar también como la discreta y sobria calle de antaño en la que ningún elemento desentonaba, en poco se parece a la actual. Ahora los carteles y rótulos, más o menos coloridos y de tamaños dispares, buscan llamar la atención de los numerosos visitantes que llegan hasta Benasque y sus extensas montañas. Desde establecimientos que ofrecen servicios básicos hasta otros que venden una amplia variedad de objetos y artículos para practicar excursionismo, montañismo, escalada, etc. Quien les iba a decir a esas mujeres de la foto de Almarza que al igual que ha sucedido en todos los valles pirenaicos, estas y otras actividades acabarían sustituyendo a la tradicional agricultura y ganadería. 
Vista de la Calle Mayor de Benasque un día cualquiera fuera de la temporada alta de turismo

            Esta calle seguirá siendo testigo del paso de los años mucho más tiempo. Y este mismo camino será el que continuarán recorriendo tanto los foranos como los nativos cada vez que vayan o vengan de la Pllasa Mayó o Plaza Mayor, que es donde nace la calle que muestra la foto de esta vez. A buen seguro que esta calle, sus fachadas y sus esquinas seguirán siendo testigos mudos de nuevos cambios y transformaciones propios seguramente del devenir del paso del tiempo.




Fuentes y documentación:

- Lorenzo Almarza; El valle de Benasque en los años veinte. Diputación Provincial de Huesca, Área de Cultura.



viernes, 21 de abril de 2017

Un embatajador

           Seguramente que más de un seguidor del blog se habrá quedado sin saber muy bien del todo a qué se refiere el título de la presente entrada. No es de extrañar pues en este post hablaré de una actividad a la cual ya no se dedica prácticamente nadie. Lógicamente quienes se dedican a fabricar esquillas están obligados en una de las fases a colocarles el batajo, también conocido como badajo. Ahora mismo los sitios más próximos que yo conozca donde las hacen están en Lekumberri (Navarra) o en la bearnesa población de Bourdettes que es donde se fabrican las famosas esquillas de Nay. Quien quiera saber algo más sobre estas esquillas o sonailles de Nay, le recuerdo que en su día Enrique Satué escribió un interesante artículo en la Revista Serrablo nº 13 de junio de 1983. En esos talleres han llegado a fabricar en sus mejores momentos hasta 300 modelos diferentes de esquillas aunque en la actualidad su catálogo se ha recortado drásticamente ante la reducción del uso de estos objetos.
Luis revisando algunas de las esquillas recién reparadas. Foto: Archivo Cartagra
          Pero no quiero hablar de quienes las fabrican, me voy a referir a aquellos que se dedican a repararlas pues, aunque parezca mentira, una esquilla debe ser reparada periódicamente pues hay diferentes motivos que acaban provocando el deterioro de las esquillas. Y como los ganaderos de antaño nunca fueron sobrados de recursos, antes de comprar una esquilla nueva, siempre estaba el recurso de llevarla a reparar. Y he tenido la suerte de conocer a una de esas personas de antaño, que en sus ratos libres y más por vocación que por obligación, se dedica entre otras cosas a reparar estos artilugios sonorosSe llama Luis Arnal y procede de Casa Arnal de Cillas, pueblo abandonado hacia 1963 pues fue comprado por el Patrimonio Forestal del Estado. Luis vivió en Cillas hasta los veinte años, tiempo que dedicó básicamente a hacer de pastor cuidando el rebaño de ovejas y a trabajar los campos de su casa. Fueron también años suficientes para aprender y poner en práctica una autosuficiencia que no era opcional si no más bien impuesta por las circunstancias. Lo de aprender a embatajar esquillas se forjó precisamente en aquellos años.
A la izquierda los distintos batajos de boj muestran un desgaste más que evidente, incluido el de más a la derecha de la imagen que es de hueso. En la imagen de la derecha batajos actuales de nylon con marcas claras de uso pero apenas desgastados. Foto: Archivo Cartagra
          Los badajos de las esquillas de antaño eran principalmente de madera pudiendo emplear varias clases de esta. En esta zona del norte de la provincia de Huesca el bucho (Buxus sempervirens) ha sido la especie más usada pues la alta densidad de su madera hacía posible que resistiera mucho mejor tanto el golpeteo como la exposición a la intemperie. Además, esta madera era una recurso natural muy abundante y fácil de trabajar. También he podido comprobar algún caso en el que se han empleado como batajos huesos de diferentes animales o parte de ellos, sobre todo tibias y peronés de ovino y vacuno. Pero el golpeteo continuado de esta madera o cualquier otro material hacía posible que el borde de la esquilla fuera el lugar que más fácilmente se deteriorara. Así pues, muchas veces al mismo tiempo que se reponía el badajo roto o desgastado se aprovechaba para reparar ese borde deteriorado. Otras veces la aleación de hierro y latón de la esquilla, fruto de golpes y roces contra el suelo y las piedras, acaba agrietándose o rompiéndose. Antaño este tipo de desperfectos eran más difíciles de reparar y requerían llevarlas a un ferrero pero hoy en día resulta mucho más sencillo pues hay medios y materiales antaño difíciles de conseguir como un sencillo soplete y una varilla de latón. Teóricamente y según Luis, una esquilla debería ser revisada aproximadamente cada unos cinco años.
       Madera de boj y una estral bien afilada resultan imprescindibles para dar forma al batajo. 
Foto: Archivo Cartagra
            La voz de la experiencia también me cuenta que tras ese periodo lo más normal es que fruto del golpeteo continuado del batajo, el hierro recubierto de latón que conforma la esquilla, acabe rompiéndose. Parece mentira pero esta cuestión tiene una explicación lógica en la que nunca había parado a pensar. Cuando las vacas o las ovejas adoptan la postura de comer, es decir, inclinan la cabeza para llegar a la hierba del suelo, el batajo siempre golpea en el mismo punto del borde de la esquilla. Esto queda magníficamente demostrado si observamos batajos viejos pues comprobaremos como la pieza inicialmente circular acaba desgastándose sólo por una parte de su perímetro. Justamente la zona que golpea en el mismo sitio de la esquilla antes referido.
Soldando el borde deteriorado de la esquilla y resultado final. Foto: Archivo Cartagra
            Así pues, la primera fase es la de soldar las roturas que pueda presentar la esquilla en sí. Los puntos más sensibles suelen ser el borde exterior que es, como ya he dicho, el lugar que sufre los impactos del batajo. Pero la esquilla también sufre golpes y roces bien de forma fortuita o bien provocada a la hora de rascarse contra piedras o árboles. Una vez que se abre una grieta por un motivo u otro, esta se suele hacer más grande con gran facilidad. Así pues, muchas esquillas que le llegan a Luis necesitan en primer lugar la reparación de esas zonas rotas. Para ello emplea unas varillas de latón, material que funde con la ayuda de un soplete justo encima de la zona afectada. Muchas esquillas requieren un cordón de soldadura prácticamente en todo su borde interior e incluso exterior. Hay que hacerlo con la ayuda de otra persona pues la esquilla acaba calentándose al máximo. Este ayudante, protegido por unos guantes, va girando la esquilla conforme se aplica la soldadura de latón al borde. 
Distintas fases de la preparación previa del batajo. Foto: Archivo Cartagra
          Une vez reparado el exterior de la esquilla es el momento de sustituir el batajo, es decir, de embatajar la esquilla. La experiencia de Luis le permite conseguir que en un instante una rama de boj adopte la forma inequívoca de un batajo. Sobre un picadero de madera apoya la rama de boj y con su otra mano comienza a dar certeros golpes con una estral bien afilada. En poco más de un minuto cambia la estral por un serrucho y corta el badajo a la distancia que determina la longitud de la esquilla donde habrá de ir alojado. Ya sólo queda realizar el foráu por donde pasar un trozo estrecho de cuero que será el encargado de unir el batajo a la esquilla. La operación de atado se convierte en algo complicada debido al escaso espacio que hay para colocar las manos dentro de la esquilla y ejecutar dicho atado pero viéndoselo hacer a Luis resulta lo más fácil del mundo. Por este motivo las esquillas de pequeño tamaño resultan ser las más complicadas de embatajar.
La última fase del embatajao es la más complicada de todas, sobre todo si las esquillas son pequeñas. 
Foto: Archivo Cartagra
          Esta operación de embatajar esquillas resulta ser, según me cuenta el propio Luis, más habitual de lo que pueda pensarse. Las esquillas que venden actualmente vienen provistas de badajos de nylon y estropean el borde de las esquillas mucho más rápido que si fueran de bucho o cualquier otra madera. A pesar de la dureza de la madera de bucho, esta acaba resultando más blanda que el nylon actual por lo que el borde de la esquilla tarda más en deteriorarse. Sólo basta con observar detenidamente algunos de los badajos viejos que conserva Luis en su pequeño taller para comprobar como ese bucho, aparentemente duro e irreductible, acaba siendo moldeado por el borde de la esquilla. Cuando visité y entrevisté a Luis en su taller este tenía más de una veintena de esquillas de todos los tamaños. Pertenecían la mayoría de ellas a dos ganaderos del valle de Broto y además de alguna soldadura, a la mayoría de ellas les ha cambiado los batajos originales de nylon por otros de bucho. Entre todas las esquillas que Luis tiene en su taller las más recias y de mejor porte son francesas y construídas en Nay predominando estas sobre otras hechas en Navarra y algún otro punto de España desconocido. 
        Esquillas de Nay correspondientes a los números 5, 4, 3 y 2 luciendo batajos nuevos. 
Foto: Archivo Cartagra

         Una vez concluida la reposición del batajo y tras haber soldado las posibles grietas y orificios de la esquilla ya casi está concluido el trabajo de reparación. Pero como a Luis le gusta dejar las cosas bien acabadas, antes de concluir con la reparación le gusta dar una mano de purpurina a toda la esquilla para camuflar los evidentes puntos dejados por las soldadura química empleada. Ahora sólo queda repasar las costuras del collar de cuero u otro material que es el que permite unir la esquilla al cuello de la vaca u oveja. Hasta no hace muchos años era más habitual emplear cañablas de madera cuya elaboración requería de una técnica muy elaborada que Luis también domina. En el exterior de su pequeño taller tiene varios trallos de noguera secándose a la intemperie de donde piensa obtener la madera para elaborarlas. Pero este proceso lo dejaré para un nuevo post más adelante. 




PD.: Mi agradecimiento especial a Luis Arnal por su paciencia tanto a la hora de posar para mi como a la hora de repetir alguna de las fases de la reparación.