domingo, 3 de agosto de 2014

Broto



           Nos vamos en esta ocasión hasta una de las principales poblaciones asentadas a orillas del río Ara y antaño cabecera destacada de la comarca en la que se enclava. Broto se convirtió durante muchos años en un pueblo de referencia para todos los habitantes de los pequeños núcleos ubicados en su entorno más inmediato. Asentado al pie del río Ara y de la carretera, su ubicación estratégica ha permitido que tanto personas como mercancías atravesaran su núcleo urbano y gracias a ello adquiriera la relevancia referida.

Vista de Broto según una imagen de los años 30 aproximadamente. Foto: Lucien Briet-Musée Pyrénéen Lourdes
           La imagen que hoy nos ocupa fue tomada por Lucién Briet un 22 de agosto de 1904 y en ella destaca el volumen principal de la iglesia parroquial dedicada a San Pedro que data de 1578. Presenta aspecto fortificado y destaca por mezclar entre sus muros arquitectura gótica aragonesa y renacentista. Como sucede siempre, el casco antiguo de Broto se distribuye en torno a esta construcción. Se trata de casas con dos alturas más aprovechamiento bajo cubierta, construidas a base de piedra arenisca para sus muros y losa para sus tejados. La mayoría de ellas presentan una clara orientación al sur buscando claramente esos rayos de sol invernales que tanto se anhelan por estos lares durante dicha estación. Esta norma la rompe claramente el volumen transversal de una borda de Casa Santamaría. Otra borda perteneciente a esta misma casa queda recortada en el lateral izquierdo de la foto. Apoyado en su fachada aparece un cubierto en el que se distinguen varios carruajes. Seguro que las caballerías encargadas de arrastrarlos no se guardarían muy lejos de ese lugar. Por detrás del cubierto asoma tímidamente una vista lateral de Casa Sidoro
Interpretación actual de la misma toma. Foto: Archivo Cartagra

           La carretera principal que comunicaba Fiscal con Broto, la actual N-260, se adentra en el núcleo urbano de este pueblo con decisión una vez superado un pequeño barranco. Los malecones laterales ya sirven para advertir a los conductores del estrechamiento del paso en ese punto. El firme de la misma se presenta uniforme y en buen estado, aunque si poderlo precisar bien, seguramente será de grava bien compactada. Al fondo de la imagen y como la cota más elevada, aparece la cima de Punta Litro, testigo de las idas y venidas de personas, caballerías y mercancías por esta ribera. 


            Lo cierto es que la misma toma presenta en la actualidad pocas variaciones. La margen derecha de la carretera conserva aún la misma pared y junto a su base un arbolado bastante más desarrollado. Al otro lado de la cuneta se muestra el terreno llano habilitado para el estacionamiento de vehículos. Si seguimos la línea de los coches aparcados hacia el interior del pueblo nos sorprenderá la enorme fachada blanca con balcones abiertos al sur. La borda antes referida ha desaparecido y sobre su solar y el de Casa Santamaría se yergue actualmente un gran volumen destinado a viviendas, seguramente apartamentos de alquiler. A la izquierda de este volumen observamos otro no menos importante. Se levanta donde antaño se asentaba Casa Felices y su uso actual también está enfocado al uso turístico. La ladera del Pueyo aparece ahora profusamente poblada por un bosque de cajicos y pinos.
Aspecto actual de Broto. Foto: Archivo Cartagra

             Tanto Casa Sidoro como la borda de su costado se mantienen en idéntico estado. Hasta se conserva la cubierta de losa. A su izquierda se muestra ahora un nuevo volumen cubierto con chapa de uralita. Los malecones de la carretera han desparecido y la anchura del firme de la carretera ha sufrido un sustancial aumento para cubrir así las necesidades del trafico actual. 

            A continuación incluyo otra imágen tomada un año más tarde por el propio L. Briet que si bien difiere de la antrior, nos muestra practicamente el mismo entorno de este pueblo del valle del Ara.
Vista de Broto el 16 de agosto de 1905. Foto: Lucien Briet-Musée Pyrénéen Lourdes
 



PD: Mi agradecimiento a Francisco Azón Bergua, vecino de Broto que tiene 80 años y nació en Escartín, quien me facilitó nombres y aclaró unas cuantas dudas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario